Portal Semanario
Año 13. No. 681 del 20 al 27 de enero 2019
Premio de Comunicación Alternativa

Algunas razones de derechos humanos

¿POR QUÉ LA GUARDIA NACIONAL NO DEBE SER MILITARIZADA?

* 1.Se ha demostrado que con los militares aumenta el número de muertos y desaparecidos.

* 2. El entrenamiento militar es con el objetivo de matar, para eliminar al "enemigo".

* 3.La disciplina militar obliga a obedecer al mando sin razonar las circunstancia concreta.

*4. La preparación militar es para la guerra, no para detener al delincuente y presentarlo.

* El presidente López Obrador insistirá en que se apruebe la guardia nacional militarizada.

* La iniciativa presidencial pasó al Senado con un cambio: el mando será civil y los elementos militares.

* El presidente dijo que no está de acuerdo y quiere también que el mando sea militar.

* López Obrador reconoció que ya tenía un acuerdo con los legisladores y no lo cumplieron.

* Lamentable que quienes están a favor o en contra no argumenten principios sino simpatías.

Por María de Lourdes Martínez González

Periodistas y Conductora de Frecuencia Laboral

Publicación Original del Portal www.frecuencialaboral.com

La noticia de que el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió el 18 de enero de 2019 que insistirá con los senadores para que aprueben su propuesta de crear una guardia nacional que realice labores de seguridad pública, formada y dirigida por elementos del Ejército y de la Marina, fue opacada ese mismo día por el incendio de un ducto de gasolina con saldo de 84 personas calcinadas y otras tantas heridas que intentaban llenar sus bidones para abastecerse gratis del combustible en el poblado de Tlahuelilpan, Hidalgo.

Dos días antes, el 16 de enero de 2018 en la Cámara de Diputados fue aprobada la iniciativa presidencial, pero dispusieron que la guardia nacional tendrá un mando civil, aunque estará formada por soldados y marinos, lo cual sigue siendo preocupante porque "la lógica del soldado es de conflicto militar y se le entrena para el uso del máximo ejercicio de la fuerza... y, en concreto, eliminar físicamente al enemigo", explicó Rodrigo Olvera, defensor de derechos humanos integrante de la organización Familia Pasta de Conchos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa mañanera del viernes 18 de enero sostuvo que ya tenía un acuerdo con los legisladores para que su iniciativa de crear la guardia nacional militarizada fuera aprobada, pero los diputados federales hicieron cambios entre los que destaca que habrá una Junta de Jefes Estado Mayor compuesta por integrantes de las dependencias de los ramos de Seguridad, Defensa Nacional y Marina, pero con un mando civil, lo cual mejora un poco, pero no se modificó de raíz porque el entrenamiento será militar y ese es un problema, agregó Rodrigo Olvera.

El entrenamiento militar para desactivar al "enemigo...es la razón fundamental por la cual cuando se involucran fuerzas militares en la seguridad pública se eleva la tasa de mortalidad en el combate al delito, pero además la disciplina militar –que es uno de los elementos que elogia el presidente de la República como necesario para el país- arriesga el respeto de los derechos humanos, cuya transgresión queda impune."

El abogado y experto en materia de derechos humanos agregó que:

"Hay una razón fundamental de por qué no se deben usar a las fuerzas militares en la seguridad pública y es que hay una diferencia de entrenamiento entre la policía y el ejército. Un policía está entrenado para hacer un uso limitado de la fuerza en las funciones que ejerce, porque su intención debe ser detener al presunto delincuente para someterlo a juicio penal. La lógica del soldado es de conflicto militar y se le entrena para el uso del máximo ejercicio de la fuerza, no para detener sino para inutilizar y, en concreto, eliminar físicamente al enemigo. Esto no va a cambiar sólo por un par de cursitos teóricos de derechos humanos y el cambio de uniforme."

También lamentó que no defiendan o ataquen principios y criterios de derechos humanos sino intereses partidistas quienes están en pro o en contra de de la propuesta del presidente López Obrador, de militarizar al país con una guardia nacional formada y dirigida por elementos del Ejército y de la Marina.

Por esa razón se observa que quienes rechazaron la militarización de México desde el gobierno del priistsa de Ernesto Zedillo, pasando por los panistas Fox y Calderón y el priista Enrique Peña Nieto, hoy defienden el mismo proyecto con el débil argumento de que ahora el presidente de la República es Andrés Manuel López Obrador, del partido MORENA, lo cual no es suficiente para evitar que los militares sigan disciplinadamente su entrenamiento orientado a "eliminar físicamente al enemigo", recordó Rodrigo Olvera.

"Una de las cosas que necesitamos como país es defender los principios y no las lealtades partidistas. Si hemos condenado la militarización bajo un régimen priista y bajo un régimen panista, no podemos ahora aceptarla solamente porque se trata de un régimen encabezado por el partido MORENA. Porque insisto, el problema no es de voluntades políticas, sino del entrenamiento de las personas que están encargándose de estas funciones en la propuesta de guardia nacional."

Esa es la principal razón de por qué la guardia nacional militarizada no debe encargarse de asuntos de seguridad pública, sino sólo de la seguridad nacional, explicó uno de los tres únicos defensores de derechos humanos que se ampararon en contra de los intentos de Felipe Calderón de suspender el derecho humano de reunión, transito y de la inviolabilidad de domicilio,entre otros, con un decreto inconstitucional de sanidad para combatir la supuesta epidemia de influenza en México en 2009. (Leer Noticia Relacionada: EL DECRETO SANITARIO FUE INCONSTITUCIONAL liga: http://www.frecuencialaboral.com/influenzadecretosanitarioinconstitucional.html)

La reforma que hicieron los diputados federales pasó a la Cámara de Senadores para su revisión y aprobación y, posteriormente, tendrá que ser aprobada por al menos 16 congresos estatales, pues se trata de una reforma a diversos artículos de la Constitución.

A continuación publicamos la entrevista que le hicimos a Rodrigo Olvera, en el programa de radio Frecuencia Laboral: El Espacio donde los Trabajadores son la Noticia, del 19 de enero de 2019:

No es una invención ni es un capricho son recomendaciones internacionales basadas en la experiencia mundial.

Hay una razón fundamental de por qué no se deben usar a las fuerzas militares en la seguridad pública y es que hay una diferencia de entrenamiento entre la policía y el ejército.

Un policía está entrenado para hacer un uso limitado de la fuerza en las funciones que ejerce, porque su intención debe ser detener al presunto delincuente para someterlo a juicio penal. La lógica del soldado es de conflicto militar y se le entrena para el uso del máximo ejercicio de la fuerza, no para detener sino para inutilizar y, en concreto, eliminar físicamente al enemigo.

Esto no va a cambiar por sólo por un par de cursitos teóricos de derechos humanos.

Esta es la razón fundamental por la cual cuando se involucran fuerzas militares en la seguridad pública se eleva la tasa de mortalidad en el combate al delito, pero además la disciplina militar –que es uno de los elementos que elogia el presidente de la República como necesario para el país- arriesga el respeto de los derechos humanos, cuya transgresión queda impune.

Esa ha sido la experiencia, lamentablemente, de la participación de las fuerzas armadas en seguridad pública desde el gobierno de Ernesto Zedillo y que continuó con Calderón y Peña Nieto.

P.- Los defensores de la propuesta de la guardia nacional militarizada que hizo el presidente López Obrador, argumentan que no es lo mismo la militarización con Calderón y Peña Nieto que con AMLO.

R.- Es muy preocupante ese tipo de argumentos. Lamentablemente la cultura política de los partidos es que ponen las lealtades partidistas por encima de los principios y eso es lo que ocurre aquí y definen su postura no por el contenido de las iniciativas de ley o proyectos de gobierno sino por quién lo propone: si es el partido al que estoy defendiendo la apoyo y si es el partido contrario al que pertenezco acuso de que es una violación a los derechos humanos. Eso es lo que ha ocurrido con el tema de la militarización del país con la guardia nacional.

Una de las cosas que necesitamos como país es defender los principios y no las lealtades partidistas. Si hemos condenado la militarización bajo un régimen priista y bajo un régimen panista, no podemos ahora aceptarla solamente porque se trata de un régimen encabezado por el partido MORENA.

Porque insisto el problema no es de voluntades políticas, sino del entrenamiento de las personas que están encargándose de estas funciones en la propuesta de guardia nacional.

P. En México hay distintas propuestas para aprobar la represión de la manifestación pública y de usar las fuerzas militares para resguardar la seguridad pública en algunas entidades, también ha habido intentos de suspender los derechos humanos para decretar el Estado de sitio en México.

R. Hay que recordar que ya se han utilizado a soldados vestidos de policías, como fue con la toma de Luz y Fuerza del Centro, para impedir el acceso de los trabajadores y extinguir esa empresa pública para privatizarla.

P. Es preocupante que haya mucho ruido sobre temas que son importantes, como el combate al robo de gasolina, pero a la par se están aprobando leyes y reformas constitucionales para temas que afectan a la ciudadanía como la militarización del país, pero ni están bien hechas ni benefician al pueblo.

R. Como país no podemos apostarle al fracaso del gobierno de AMLO, al contrario, pero lamentablemente están cometiendo errores de técnica jurídica, con todo y las buenas intenciones que tienen, como es la Ley de Remuneraciones de Servicios Públicos, que tiene la buena intención de acabar con los salarios abusivos que se pagaban los altos funcionarios, pero se la están aplicando a trabajadores que no ganan ni lejanamente lo mismo que un alto funcionario, por errores de técnica jurídica.

 
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

Año 13. No. 681 del 20 al 27 de enero 2019
Premio de Comunicación Alternativa
Ir al Inicio
Directorio
¿Quiénes Somos?
Contáctanos